En Busca de un líder

Yolanda Moreno tomada, foto por Heyner Gomez

Periodista Heyner Gómez
05 de octubre de 2023

Era una mañana soleada de septiembre en Bogotá, con el sol pegando en la cara mientras el aire frío que descendía de Monserrate que recuerda que la montaña siempre vigilaba la ciudad. Las angostas calles, herencia de principios del siglo XX, conviven con imponentes edificios que se alzan sobre la historia colonial de la ciudad. Entre este paisaje urbano, una figura destacaba: Flor Yolanda Moreno cruzaba la calle atascada por el trancón de carros que se forman los sábados bogotanos, una mujer de unos 55 años, un metro sesenta de estatura, algunas canas asomando en su cabello liso, recogido con sencillez.

Flor Yolanda, conocida cariñosamente como "la Poeta", tenía una sonrisa amable que iluminaba su rostro. Siempre que hablaba, su voz se alzaba enérgica, clamando "¡Apoyo para las viejas!" Era una defensora apasionada de las mujeres y de la justicia social, una luchadora incansable en la búsqueda de la erradicación de la violencia de género. Su compromiso estaba arraigado en ASOMUSUD, una asociación que había nacido hace 23 años. Esta organización promueve las iniciativas laborales de la gente, pero su enfoque primordial recaía en las mujeres, víctimas de múltiples formas de violencia ejercidas sobre sus cuerpos. Flor Yolanda era el corazón palpitante de este proceso, dedicada a dar voz a quienes muchas veces eran silenciadas. Pero su legado no terminaba ahí. En 2012, ella y un grupo de mujeres fundaron "Mujeres por la Paz", un grupo humano que se había comprometido a implementar los acuerdos de La Habana, persistiendo en su trabajo hasta el día de hoy. Eran guardianas de la paz en un país que anhelaba dejar atrás décadas de conflicto. El 30 de septiembre, a las 8 de la mañana, Flor Yolanda y más de 300 mujeres se encontraron en un evento político que tenía el potencial de cambiar el rumbo de Bogotá. El lugar elegido para este acontecimiento crucial fue el auditorio del Hotel Grand Park, situado en la carrera 5 # 23 - 34. Las sillas, con su elegante combinación de dorado, negro y blanco, creaban un ambiente distinguido. El aroma a vainilla impregnaba el salón, mezclándose con el perfume de las mujeres presentes, creando una atmósfera de feminidad y determinación. La mayoría de las mujeres presentes rondaban los 50 o 60 años, pero su energía y su espíritu eran jóvenes y llenos de esperanza. Habían venido con un propósito claro: encontrar un candidato a la alcaldía de Bogotá que respaldara sus causas, alguien que no las utilizara como herramientas para conseguir votos, sino un líder auténtico que construyera paz e igualdad de género en la ciudad. Flor Yolanda Moreno, la poeta, tomó el micrófono y sus palabras resonaron con pasión en el auditorio. No eran solo palabras vacías; eran un llamado a la acción. Estaba claro que ella y las mujeres de ASOMUSUD y Mujeres por la Paz estaban dispuestas a luchar por un futuro mejor, donde la justicia y la igualdad fueran más que meros ideales. En medio de la elegancia del Hotel Grand Park, estas mujeres demostraron que la verdadera fuerza residía en su compromiso y en su búsqueda incansable de un líder que las respaldara en su lucha por un Bogotá más justa y equitativa.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente