En medio de la tragedia, ¿quiénes son los justos y quiénes los pecadores?

 

GETTY IMAGES MUJER EN EL CENTRO DE CAMPO BOMBARDEADO POR ISRAEL
POR Heyner Gómez
23 de octubre de 2023


Una carnicería vive el pueblo Palestino en Franja de Gaza. Tras el ataque de Hamas el pasado 7 de octubre en el cual murieron mas de 1400 israelíes, Israel respondió con una campaña de bombardeos aéreos contra Gaza, que ha dejado una gran destrucción en la Franja y mas de 5000 muertos, en su mayoría mujeres y niños. Para rematar Israel decide cortar la electricidad, bloquear el paso del agua y la ayuda humanitaria dejando a la Franja de Gaza en una crisis sanitaria.

Esta guerra podría remontar en la creación del Estado de Israel en 1948 después de la segunda guerra mundial. La guerra árabe-israelí que siguió a la creación de Israel y que dejó a millones de palestinos desplazados de sus hogares. Tras la Guerra de los Seis Días en 1967, un conflicto entre Israel y Egipto, Jordania y Siria, Israel amplió su control territorial al adquirir la península del Sinaí, los Altos del Golán, Gaza y Cisjordania, lo que marcó un cambio significativo en las fronteras de la región. Desde entonces, Israel ha ocupado gran parte del territorio palestino, lo que ha generado un profundo resentimiento entre los palestinos.

La guerra entre Israel y Hamas es una herida abierta en el corazón del mundo, una cicatriz que se niega a sanar. En este enfrentamiento, los justos se mezclan con los pecadores, y la realidad es que todos son víctimas de un sistema profundamente injusto.

¿Quién es culpable?

Israel, un Estado ocupante por invadir otros territorios, mantiene a los palestinos bajo un régimen de apartheid (segregación de un grupo humano por razones étnicas, culturales o sociales.) que viola los derechos humanos fundamentales. La ocupación es la raíz de un resentimiento que no se disipa, y la perpetuación de este sistema solo condena a la región a un futuro de más conflicto y sufrimiento.

El grupo Hamas, considerado una organización terrorista por los Estados Unidos y la Unión Europea e Israel, tiene tanto la culpa por atacar a un Estado poderoso en armamento pero, Israel es más culpable en todos los sentidos por la ocupación y no respetar las fronteras trazadas por la ONU en 1948.

Lo que significa una guerra constante con Hamas desde 1987, pues este grupo terrorista busca poner fin  a la ocupación israelí de Cisjordania y la Franja de Gaza, y establecer un Estado palestino independiente. Por otro lado, quiere debilitar a Israel y aumentar su poderío militar utilizando la violencia, el terrorismo como presión.

Hamas, por su parte, recurre a la violencia como medio para sus objetivos. Si bien es importante considerar el contexto de ocupación en el que opera, el uso de la violencia solo prolonga el dolor y el estancamiento. El pueblo palestino merece una lucha por su libertad que no sacrifique vidas inocentes.

En este punto, no podemos hablar de muertos justos o pecadores, porque todos los muertos son víctimas de un sistema quebrado y una falta de voluntad para encontrar una paz justa y duradera. 

Crisis Humanitaria

Israel no ha tenido piedad, sobre los palestinos, en su afán por atacar y vencer. Primero lanzó ataques a mansalva, adivinado la ubicación del enemigo, un error garrafal que ha dejado más de 5000 muertos en esta pelea de perro amarrado con león suelto, los bombardeos por parte del FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) han destruido viviendas, hospitales y dejando a más de 260.000 mil desplazados.

Los hospitales de Gaza se encuentran desbordados de heridos y muertos, muchos de los heridos han tenido que ser evacuados a Israel u otros países. También están sufriendo  por la falta de implementos médicos y personal médico.

Tras el cierre de la frontera en Gaza, lastimosamente se ha impedido la entrada de alimentos, agua y otros suministros básicos, adicional a esto, los ataques aéreos ha dañado gran parte de la infraestructura  de saneamiento y agua. Como resultado de esta escasez, los palestinos están sufriendo hambre, sed y falta de acceso a servicios básicos. La situación es especialmente grave en la Franja de Gaza, que está densamente poblada y tiene una infraestructura precaria.

El corte de la electricidad ha dejado los más de 2,300,000 de palestinos en la oscuridad, haciendo que sus productos perecederos se pierdan y dejando los hospitales grave en la prestación del servicio, además, el corte el paso del agua los tiene bebiendo agua contaminada, por lo que pronto Palestina tendrá un brote de enfermedades.

Esta crisis humanitaria es una grave amenaza para la salud de los palestinos. Es urgente que la comunidad internacional tome medidas para prevenir la propagación de enfermedades y proteger la salud de la población.


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente